LEER SIN PREJUICIOS, AUNQUE…

SI HABLA BIEN DE ISRAEL,   ES ESPÍA DEL MOSSAD.

El médico egresado de Harvard, político y columnista costarricense JAIME GUTIÉRREZ GÓNGORA (La Nación de San José, eXMiami Herald) asegura que Israel ejerce en Gaza una defensa biológica por su supervivencia y de la misma civilización judeocristiana. En esta entrevista sostiene que la única salida para una paz duradera es acabar con el terrorismo de Hamás, que usa civiles como escudos humanos y sus muertes como propaganda de guerra.

El analista costarricense Jaime Gutiérrez Góngora afirma que el Medio Oriente es escenario de una guerra de civilizaciones.
El analista costarricense Jaime Gutiérrez Góngora afirma que el Medio Oriente es escenario de una guerra de civilizaciones. / ABC Color

Hay mucha confusión. Usted dice que son pocos los que atan cabos en este conflicto entre Israel y Palestina. Lo cierto son esas imágenes impactantes de muertos y heridos.

–Históricamente, la Primera Guerra Mundial fue la primera guerra de pueblos. La población civil no pudo evitar su incorporación pasiva en la guerra. La población estaba en el fuego cruzado de los dos bandos. En Normandía (en la Segunda Guerra) hubo como 20.000 muertos en cinco departamentos de Francia. El bombardeo quemó a 35.000. La guerra convencional había cambiado su naturaleza. Hubo bajas por millones. El sufrimiento fue aterrador. Con el tiempo ha empeorado.

–¿En qué sentido?

–Por ejemplo, los talibanes en Afganistán incorporaron a los civiles a la guerra como escudos humanos. Me acuerdo de la ofensiva (estadounidense) en la ciudad de Marjah (de unos cien mil habitantes) en febrero de 2010. Ponían a las mujeres y a los niños frente a las ventanas y en los techos…

–Pero la de medio oriente es una guerra sin fin. ¿Cuántas veces ya firmaron la paz?

–Es una nueva táctica de guerra. Son ciclos de guerra, tregua, paz, y luego otra vez guerra, y sigue la cosa. La ofensiva de guerra en la Franja de Gaza del 2009 continuó en el 2012 y sigue otra vez ahora. No tiene fin como dice usted. La guerra se hace para lograr una tregua hoy y para que, cuando se rearmen de nuevo, continúe mañana.

–¿Qué se pretende?

–La táctica de estos terroristas de Hamás es simplemente no ser derrotados. El objetivo es debilitar la voluntad de defenderse del pueblo israelita. Claro que el pueblo israelita no cae en esa trampa, porque su propia sobrevivencia está en juego. Lo que está haciendo ahora Israel es tratar de ponerle fin a ese ciclo de guerras y treguas interminables. En el fondo, lo que está pasando es el reflejo de esa guerra mayor entre la civilización judeocristiana y el radicalismo musulmán.

–¿No es aventurado creer que es un conflicto entre el islamismo y el cristianismo mismo?

–Estos terroristas pretenden instalar un califato mundial basado en la sharia (la ley de la religión musulmana). Ya se instaló el primer califato de sunitas, el que tomó la parte norte de Siria y de Irak. Ahora están camino de Bagdad para imponer el segundo. ¿Quién los puede detener? Van por partes.

Si Israel usurpa  territorios que no le corresponde:¿ qué hacían aquí los reyes hebreos David y Salomón; y  Jesucristo?

¿Quiénes construyeron los templos  y de quiénes son los restos arqueológicos que permanentemente  se encuentran en Israel?

Los rescates arqueológicos en Tierra Santa son suficientes  muestras  del derecho  que le asiste al Pueblo Hebreo  de  vivir en los lugares que habitaron sus antepasados.

Solamente las huestes de los resentidos sociales y mal  paridos pueden estar entre los Negacionistas de una realidad incontrastable.

Es mejor averiguar qué hace la dinastía Hachemita en suelo jordano.

Una realeza impuesta por arreglos políticos entre Inglaterra y Francia, donde en la Antigüedad vivían hebreos y palestinos.

Cuando desde la ignorancia se dice   que los  israelíes aborrecen   la paz, viene bien un poco de  Historia que tiene que ver  en pleno ascenso del régimen nazi.

En abril de 1936,  el gran muftí (erudito)   Hajj Amin al-Husayni,  de Jerusalém y  posteriormente el PRINCIPAL ALIADO ÁRABE DEL TERCER REICH, declaró  una huelga general para protestar  por  la  creciente inmigración hebrea  a Palestina.

Entre 1933 y 1936 más de ciento sesenta mil  inmigrantes llegaron legalmente y miles de personas más llegaron clandestinamente.

Es bueno recordar que durante  dos mil años hubo árabes que vivieron sobre los restos de dos estados hebreos: SAMARIA (Shombron, con capital en Shjem) y JUDEA (Yehudá, con capital en Jerusalém),  y durante  todos este tiempo dejaron que estas  tierras, otrora fértiles,  se convirtieran en páramos.

saulrabin@gmail.com

Leave a Reply